No. 48 Junio 2022 Tulum, joya caribeña

¡ Mira la revista en línea ahora !
El Castillo de Neuschwanstein, un lugar con magia y fantasía - Artículo de México Ruta Mágica

El Castillo de Neuschwanstein, un lugar con magia y fantasía

Descontento con la vida que llevaba, el Rey Luis II se dedicó a realizar los castillos de sus sueños en Baviera

Castillo de Neuschwanstein. Foto: muenzi1958 / pixabay.com

El Castillo de Neuschwanstein es uno de los más hermosos de Europa. Situado en un desfiladero y rodeado de lagos y bosques, parece salido de un cuento. Su magia y fantasía son tantas que inspiraron al mismísimo Walt Disney para concebir el castillo de Cenicienta.

Y no, no es que hayan ocurrido en él sobrenaturales o fuera de este mundo. Es la belleza de su arquitectura y el paisaje que le rodea, lo que le da ese aire fantástico. Este histórico inmueble data de finales del siglo XIX.

Como en toda gran obra, detrás de este castillo hubo una mente maestra que, en su época, no fue plenamente comprendida, pero sus acciones y realizaciones quedaron como legado perenne para la Alemania actual.

castillo-de-neuschwanstein

Foto: Lilen23 / pixabay.com

Un soñador de castillos

El Castillo de Neuschwanstein fue mandado a construir por el Rey Luis II de Baviera, excéntrico, amante del arte, idealista y poco afecto al roce social. Su carácter provocó que fuera conocido como “El Inadaptado” o “El Rey Loco”.

Varias eran las razones para el ensimismamiento y el gusto por la ilusión y el romanticismo de Luis II. Entre ellas, principalmente, el hecho de que no se sentía del todo cómodo con su vida, pues con tan sólo 19 años debió hacerse cargo de la corona.

La personalidad de Luis II le llevó a enfocarse en la construcción de castillos en Baviera cuando, desde un punto de vista estratégico, ni éstos ni las fortalezas eran ya necesarios, pero sus ideas y el sueño de hacerlas realidad lo llevó a crear lo que hoy es una de las rutas más atractivas de Alemania.

El Castillo de Neuschwanstein, el más bello de Alemania

A iniciativa de Luis II, en Baviera fueron construidos el Palacio de Herrenchiemsee, ubicado en una isla del Lago Chiemsee y muy parecido al de Versalles, como lo quería el Rey Loco tras visitar ese palacio francés; el Palacio Linderhof, también inspirado en el de Versalles, aunque más pequeño y el único que vio terminado Luis II y el Castillo de Neuschwanstein.

La construcción de este último, en el desfiladero del Pöllat, dio inicio en 1869 y su interior fue diseñado por un escenógrafo, a quien Luis II le pidió inspirarse en las óperas de Richard Wagner, de quien era admirador y mecenas.

Quizá te interese:

Hospédate en el Hotel Castillo Santa Cecilia y vive una experiencia medieval

Los espacios del Castillo de Neuschwanstein

El Castillo de Neuschwanstein tiene 200 cuartos, entre los que destaca la Sala del Trono, ubicada entre el tercer y cuarto pisos. Tiene una altura de 13 metros, suntuosas arcadas doradas adornan sus flancos y el espacio culmina en un ábside, con un espacio reservado para el trono, la lámpara se asemeja a una enorme corona justo encima de este último.

sala-del-trono-castillo-de-neuschwanstein

Sala del Trono del Castillo de Neuschwanstein. Foto: schloesser.bayern.de

Aunque la construcción tenía todo el aspecto de un edificio medieval, era muy moderno para su época. Tenía calefacción, contaba con suministro de energía eléctrica, agua corriente —caliente y fría— y ¡hasta una línea telefónica! Destacan también la Sala de los Cantores, el dormitorio del rey y la capilla.

Este no es un castillo medieval, ni se encuentra en Europa, pero también es fuente de ilusión y fantasía. Conoce El Castillo de la Esfera en Chignahuapan:

El triste final del rey

La realización de sus sueños, la construcción de los castillos, arruinó al Rey Luis II y la última etapa de su vida la pasó, acompañado de sus obsesiones, en el Castillo de Neuschwanstein. Sus familiares decidieron darlo por loco y destituirlo.

El rey dormía en el castillo cuando fue arrestado, en 1886. Poco tiempo después, fue trasladado a otro castillo en el que murió ahogado en un lago, apenas tres días después de haber llegado. En el momento de su fallecimiento, el Castillo de Neuschwanstein aún no estaba concluido.

El Castillo de Neuschwanstein, considerado como un símbolo de la arquitectura romántica idealizada, atrae a miles y miles de visitantes cada año, 1.4 millones, para ser exactos —antes de la pandemia de COVID-19—, y es el monumento más fotografiado de Alemania.



tus comentarios son muy importantes para nosotros