No. 53 Mariposa monarca, la migración de las almas

¡ Mira la revista en línea ahora !
Mazunte, rinconcito sereno de Oaxaca - Artículo de México Ruta Mágica

Mazunte, rinconcito sereno de Oaxaca

Aquí encontrarás dorados amaneceres y ocasos anaranjados en sitios como Punta Cometa, la Playa Rinconcito y la Playa Mermejita

ícono de tip viajero

  • 1,000 pesos hasta 3,000 pesos cuesta el hospedaje por noche
  • 1,100 pesos hasta 5,800 pesos cuesta el vuelo redondo desde CDMX a Puerto Escondido por persona
  • 1,750 pesos hasta 4,077 pesos cuesta el vuelo redondo desde CDMX a Huatulco por persona

*Los precios varían según la demanda

 

  • 500 pesos a 1,000 pesos gastaría en comida una persona

ícono de ¿Qué hacer?

  • A unos 15 minutos a pie de Mazunte se encuentra la Playa San Agustinillo, con rocas en un área que fungen como rompeolas natural y por eso el oleaje es tranquilo en esa zona
  • En el centro está el Centro de la Tortuga que busca la preservación y conservación de estos seres
  • Restaurantes como Estrella Fugaz, Siddharta Bar y Alessandro está a unos pasos de Playa Rinconcito

Festivales importantes:

  • Fiesta del Santo Patrón de Esquipulas, segunda quincena de enero
  • Festival Nudista, a inicio de febrero
  • Festival Internacional de Circo, primera quincena de marzo
  • Equinoccio de la primavera, con curanderos y danzas, en marzo
  • Festival de Jazz de Mazunte, último fin de semana del mes de noviembre

Durante el festival se liberan tortugas


Ya lo dijo el poeta español Luis García Montero en Dedicatoria: “Si alguna vez la vida te maltrata, acuérdate de mí…” y aquí estoy, recordando Mazunte, que significó mi regreso triunfal a la playa. Casi una década tenía sin pisar la arena y sentir la brisa del mar, pero en un arrebato de locura y con paso apresurado para dejar la monotonía, nos embarcamos en ese nuevo viaje.

A Mazunte, ubicado en el municipio de San Pedro Pochutla, Oaxaca, puedes acceder de diversas formas. Por carretera, saliendo desde Ciudad de México o Puebla, tardarás entre 12 y 13 horas en arribar si vienes en carro, y un poco más en caso de que tomes un autobús, pues tendrás que transbordar al menos tres veces. Por vía aérea, puedes llegar desde el aeropuerto de Huatulco o el de Puerto Escondido, que es a donde yo llegué. Y luego de que el clima cálido me recibiera inmediatamente al bajar del avión, de una noche en Zicatela en la que devoramos manjares afrodisiacos —bueno, yo una hamburguesa o milanesa porque no soy fan de los mariscos— a la luz de las velas en un restaurante frente al mar, y de un recorrido en autobús de Zicatela a Pochutla que duró dos horas aproximadamente, llegamos por fin a este pedacito de cielo.

 

La importancia de las tortugas marinas

Se cree que el nombre de esta región, donde se establecieron los zapotecas, proviene de la palabra náhuatl “maxotetia”, que significa “por favor, deposita huevos aquí”, pero hay otra versión que dice que Mazunte viene de “mizontle”, una especie de gran cangrejo que fue muy abundante aquí.

Este lugar se distingue por ser sede de importantes y diversos proyectos de educación ambiental, a nivel nacional e internacional, en relación con la preservación y conservación de las tortugas marinas.

Mazunte-tortugas-marinas

Tanto así que lo han denominado como centro ecológico con varios campos para conservar diversas variedades de tortugas marinas como la golfina, la prieta, la laúd y la carey; en el acuario del Centro Mexicano de la Tortuga, donde podrás conocer más sobre este reptil que durante mucho tiempo fungió como su principal zona de sacrificio, pues su caza era desmedida, pero con el paso del tiempo, al ver que se extinguían, se comenzó a defender su vida y a buscar recuperarlas.

Pero las tortugas marinas no son los únicos animales con los que puedes convivir en este rinconcito de sosiego oaxaqueño. Si deseas avistar ballenas jorobadas, visita Mazunte entre diciembre y marzo, que es cuando encontrarás tours en lancha que salen desde San Agustinillo, una playa a 10 minutos caminando desde el centro, en la que por la forma de algunas de las rocas que la rodean, a modo de rompeolas, podrás disfrutar de un mar apacible. Solo debes tener cuidado, porque si sales de esta zona y avanzas unos metros, las olas podrían arrastrarte a mar abierto.

 

Un lugar para perderse días o toda una vida

Al llegar a Mazunte, nos instalamos en una especie de miniapartamento con cocina integral y decidimos explorar la zona. A tan solo unos pasos —calle y media—, estaba Playa Rinconcito, que nos recibió con “Is This Love” de Bob Marley, la canción sonaba desde una bocina de un bar improvisado donde ofrecían deliciosos mojitos que rechacé porque llevaba una bolsa de Skittles, una perfecta combinación que se volvió mi favorita cada vez que visito la playa.

Aquí encontrarás el lugar perfecto para un descanso merecido con pequeños establecimientos como Estrella Fugaz, para disfrutar de un caldo de mariscos, servido en una olla de peltre, de una margarita —que no es lo mismo que una piña colada, pero después de pedir tres, comprendí que yo era la equivocada— en Siddartha Bar, de una deliciosa nieve de maracuyá en Casa de Artes y Helados Los Duendes, o de una cena con platillos internacionales en Alessandro, un restaurante de comida italiana.

 

En la mayoría de estos restaurantes encontrarás extranjeros, mayormente argentinos, que llegaron a quedarse unos meses a este mágico lugar y ya llevan varios años varados en Mazunte, donde es fácil sentirse en una especie de paradisiaco hogar.

La serenidad de su ambiente, sin tanto bullicio de los grupos de turistas extranjeros como ocurre en Cancún, y lo pequeño del lugar te permitirá recorrerlo y disfrutar de cada uno de los negocios locales, así como contribuir a la economía de Mazunte.

Yo regresaré, si no es en esta vida, en la otra, pero lo haré.

Vive con nosotros esta aventura y síguenos en nuestro canal de YouTube:

 



tus comentarios son muy importantes para nosotros