No. 42° Diciembre 2021 Navidad: Viajar, compartir y celebrar

¡ Mira la revista en línea ahora !
Amaranto, el rico alimento prohibido de México - Artículo de México Ruta Mágica

Amaranto, el rico alimento prohibido de México

Fue satanizado en tiempos de la Colonia; pero hoy, este alimento es uno de los más apreciados

Foto: Manfred Richter

El origen del amaranto, como alimento, se remonta a la época prehispánica. Aztecas, mayas e incas lo consideran un cultivo básico al que dedicaban grandes extensiones de tierra. Llegó a ser tan importante como el maíz y el frijol.

En aquellos tiempos, lo consumían en forma de masa elaborada con miel de maguey. Con esta mezcla, llamada tzoalli, formaban figuras de dioses que ofrendaban a las deidades en sus ceremonias religiosas.

Por esta asociación con los ritos y cosmovisión de los pueblos originarios de América, tras la Conquista, los españoles prohibieron su cultivo y consumo. Pero a pesar de ello —y para nuestra fortuna— el amaranto no desapareció y actualmente podemos gozar de sus beneficios.

Propiedades nutricionales del amaranto

Por sus propiedades, aunque es un alimento de origen vegetal, el amaranto es considerado un pseudocereal. Contiene entre el 16 y 17% de los requerimientos diarios de contenido proteico de aminoácidos esenciales.

También, es una fuente de vitaminas del complejo B y de compuestos fenólicos con poder antioxidante. Tiene, además, un alto contenido de minerales, como calcio, potasio, magnesio y fósforo.

Por su elevado contenido de proteínas de origen vegetal de alta calidad y ausencia de gluten es una excelente opción para una alimentación vegana y para las personas celiacas.

De hecho, si se complementa con otros alimentos como las oleaginosas, puede ser un sustituto de las proteínas de origen animal.

Beneficios del amaranto para la salud

El consumo de amaranto ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que controla dislipemias y valores de presión arterial. Asimismo, por sus antioxidantes, reduce el estrés oxidativo.

Es, de igual manera, una gran fuente de hierro, zinc y selenio, elementos que fortalecen el sistema inmunitario; así como sus minerales lo hacen con los huesos.

Te puede interesar:

Con amaranto, impulsan el turismo rural en Huamantla

Es de especial importancia su aporte de calcio, casi el doble que el de la leche, para las mujeres que tienen problemas de osteoporosis o están en la menopausia, cuando se acelera la pérdida de masa ósea.

Además, su elevado contenido de hierro permite al cuerpo femenino recuperarse de manera más rápida de las pérdidas provocadas por la menstruación y, de esta manera, prevenir una anemia.

Por su composición nutricional, se considera al amaranto como uno de los 36 vegetales con mayor potencial alimenticio para la humanidad. ¿Un beneficio más?, por ser fuente de fibra y proteínas, calma el hambre y sacia el apetito, por lo que ayuda a perder peso.

Otro dato: investigaciones preliminares indican que puede disminuir las hormonas relacionadas con la obesidad.

Características de la planta

El amaranto, llamado huautli en náhuatl, pertenece a la familia de los quintoniles (amaranthacea) y es del género Amaranthus. Puede aprovecharse de manera integral, con la semilla se prepara cereales, germinados y harinas, y las hojas se comen y se usan como forraje.

Además, la planta sirve para decorar espacios o jardines y, por si fuera poco, de ella se obtienen colorantes: la amarantina  y la betalaína.

Su eficiente proceso de fotosíntesis le permite sobrevivir en condiciones adversas, es resistente a la sequía y al calor. Se adapta fácilmente en altitudes de 0 a 3,000 m s. n. m. y se recomienda cultivarlo en suelos franco-arenosos.

amaranto

Foto: Maya A. P / pixabay.com

¿Cómo preparar el amaranto?

El amaranto puede consumirse, principalmente, de tres maneras: tostado, cocido o como harina. Si se tuesta —dos cucharadas de amaranto en una cacerola—, se puede hacer palomitas, mejores que las de maíz por tener más fibra y proteínas.

Si se decide cocerlo, esta es la fórmula: por cada taza de semillas, se utilizará dos tazas y media de agua, aunque esta medida puede variar, dependiendo de la variedad de amaranto.

Se puede agregar alga kombu, cebolla y un tallo de apio para dar mejor sabor. Importante: el recipiente de cocción debe estar bien tapado y una vez que los granos de amaranto absorban el agua, hay que dejarlos reposar durante 10 minutos.

Para preparar la harina, la mejor opción es utilizar un procesador de alimentos. Una vez obtenida, la harina puede servir para espesar sopas o salsas o enriquecer preparaciones de carne molida. Mezclada con granos como trigo o centeno, puede utilizarse para panes o pasteles.

El amaranto también sirve para empanar, hacer barritas con chocolate o galletas crujientes.

amaranto

Foto: Petra Göschel / pixabay.com

Como verás, más que un alimento prohibido, por sus propiedades y beneficios, actualmente el amaranto puede considerarse como uno de los alimentos del futuro.

Las opciones para prepararlo son, prácticamente, infinitas. Si te interesa conocer más recetas, te dejamos aquí el

RECETARIO DE TULYEHUALCO, el amaranto como patrimonio gastronómico

un libro en el que se recoge la investigación realizada por Maira Itzel Guerrero Jacinto y Felipe Carlos Viesca González, egresada de la Licenciatura en Gastronomía y profesor, respectivamente, de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx). Ellos contaron con la invaluable colaboración de amas de casa de Santiago Tulyehualco, un poblado perteneciente a la Alcaldía de Xochimilco, en Ciudad de México, donde se cultiva el amaranto.



tus comentarios son muy importantes para nosotros