<p>Revista México Ruta Mágica Edición de Enero</p>

Revista México Ruta Mágica Edición de Enero

¡ Mira la revista en línea ahora !
Recolección de hongos - Artículo de México Ruta Mágica

Recolección de hongos

La recolección de hongos se realiza en el parque nacional del quinto volcán más alto del país

Foto: Recolección de hongos en las Faldas de La Malinche
ícono de tip viajero

llevar ropa abrigadora

› utilizar calzado cómodo

Atender las instrucciones del guía

No separarse del grupo

llevar bolsas para colectar los hongos

Contacto 

Tel. y WhatsApp: 247 100 0872


La actividad para vivir una nueva aventura comenzó desde muy temprano. A las 6:00 de la mañana en punto dejamos atrás las confortables habitaciones y la tranquilidad de la Hacienda Santa Bárbara, en Huamantla, para dirigirnos a San José Teacalco.

El primer tramo del trayecto fue un camino de terracería no exento de dificultades, como depresiones en el terreno y algunas rocas difíciles de pasar, afortunadamente superamos esa parte y llegamos a una carretera pavimentada.

Después de unos 25 minutos y una serie de hermosos paisajes entre los que pudimos ver la salida del sol, finalmente llegamos a las Cabañas San Luis Malinche y lo primero que hicimos fue buscar refugio del frío matutino.

faldas-de-la-malinche

Foto: Faldas de La Malinche,

El camino a las faldas de La Malinche

Estas cabañas tienen como atractivo principal encontrarse dentro del Parque Nacional La Malinche, un entorno natural que invita al descanso, el relajamiento, la reflexión y una comunión plena con la naturaleza.

Desde este sitio partiríamos hacia La Malinche, el quinto volcán más alto de México con 4,461 metros de altitud que no subiríamos, pues nosotros íbamos a realizar una actividad mucho más tranquila en sus faldas: recolectar hongos entre los árboles.

Don Aurelio, nuestro guía, nos anticipó que caminaríamos por la carretera durante aproximadamente quince o veinte minutos, y después nos internaríamos en el bosque para buscar los hongos.

Durante el camino, Don Aurelio nos comentó que esta actividad debe realizarse en las primeras horas de la mañana, ya que conforme avanza el día, los hongos van perdiendo su frescura y, además, se puede encontrar peligrosas víboras de cascabel en el camino.

 

La búsqueda

La vista del majestuoso volcán que comparten Tlaxcala y Puebla es una de las mejores partes de esta actividad, pues a cada paso el paisaje es diferente y ello, junto con el agradable clima, hace el camino ligero

Al llegar a las faldas de La Malinche, Don Aurelio nos proporcionó bolsas para recolectar los hongos y nos propuso dividirnos para abarcar más terreno durante la búsqueda y, de esta manera, poder hallar más ejemplares de estas plantas talofitas.

Y aun cuando la propuesta de nuestro guía fue lo más adecuado para tratar de encontrar más hongos, debido a nuestra falta de experiencia no rebasamos ni siquiera la veintena.

Nuestro consuelo fue que, también gracias a sus consejos, pudimos hallar algunos ocultos bajo maleza seca. Él nos dijo que fuéramos observadores y buscáramos, con ayuda de una rama, hongos bajo los montículos de hojas y hierba seca que viéramos, ¡y funcionó!

Después de aproximadamente dos horas de estar en las faldas de La Malinche emprendimos el regreso hacia las cabañas, donde las expertas cocineras determinarían qué hongos, de los que habíamos recolectado, eran comestibles.

Don Aurelio nos dijo que, generalmente, los hongos venenosos son de colores brillantes, que esa característica es una señal casi inequívoca de la presencia de toxinas que pueden incluso provocar la muerte.

Y aunque pudimos reconocer esa característica en algunos de los hongos recolectados, esa es una tarea que recomendamos dejar en manos de quienes verdaderamente conocen a estos habitantes del bosque y no comer, por ningún motivo, cualquier tipo de hongos silvestres.



tus comentarios son muy importantes para nosotros