No. 54 Piñata, origen y elaboración

¡ Mira la revista en línea ahora !
Huamantla, historia y tradiciones vivas - Artículo de México Ruta Mágica

Huamantla, historia y tradiciones vivas

Este pueblo mágico se ha convertido en uno de los lugares más atractivos para los turistas que gustan de la cultura

Foto: Mural de la ciudad-México Ruta Mágica

Es imposible no enamorarse del Pueblo Mágico de Huamantla, Tlaxcala, su calidez, tradiciones, cultura, gastronomía, naturaleza, arquitectura e historia te invitan a adentrarte en las raíces de un destino que resulta prodigioso.

La belleza de Huamantla radica en sus imponentes haciendas, sus construcciones de siglos pasados y sus bellas calles que sirven como escenario de sus tradicionales fiestas, incluida la famosa “Noche que nadie duerme”. Las aportaciones culturales de este rincón del país son extensas, aunque una de las más destacadas son sus coloridas alfombras de aserrín que se tienden en honor a la Virgen durante su feria anual, y que son reconocidas en México y el mundo.

Huamantla se encuentra a sólo dos horas 20 minutos de Ciudad de México y a sólo una hora desde la ciudad de Puebla. En 2007, este municipio fue incorporado al programa de Pueblos Mágicos, por lo que te ofrece todo para pasar unas vacaciones o un fin de semana placenteros.

Talleres, turismo de aventura, religioso y cultural, y muchas actividades más son posibles cuando visitas Huamantla. En nuestro paso por esta interesante ciudad visitamos atractivos sitios ¡que tienes que conocer!

Museo de la Ciudad

En el interior del Palacio Municipal, en pleno centro de Huamantla, se encuentra un museo que impacta al visitante desde el momento en que se cruza la puerta: el Museo de la Ciudad, el cual encierra entre sus paredes gran parte de la historia de este bello Pueblo Mágico de Tlaxcala.

En el vestíbulo de este inmueble de finales del siglo XVI, magníficos murales iniciados por el maestro Desiderio Hernández Xochitiotzin (1922-2007) y concluidos por su hijo Cuahutlatohuac Hernández Ortega, de 1968 a 2001, narran la fundación de la ciudad y parte de su historia.

En la planta alta se ve una reproducción del Códice de Huamantla, el registro histórico más antiguo de la migración de los otomíes, desde Chiapan, en el actual Estado de México, hasta el territorio que hoy ocupa Huamantla, donde se asentaron.

Adentrándose un poco más en el edificio, uno encuentra la sala principal del Museo de la Ciudad, inaugurado el 18 de octubre de 2001, donde se exhibe diversos objetos que dan cuenta de la historia de Huamantla, desde el periodo prehispánico hasta la época contemporánea.

Así, uno encuentra desde piezas arqueológicas hasta referencias al cantante de música pop Carlos Rivera y otros artistas originarios de este municipio. También puede observarse el escudo de armas de la ciudad y banderas de los países hasta los que los artesanos han llevado el arte de sus coloridas -y famosas- alfombras que elaboran con aserrín y arena.

El Museo de la Ciudad es una buena oportunidad para tener una idea más acabada de la importancia histórica y cultural de Huamantla; en sus alrededores puede visitarse, además, el magnífico Museo Nacional del Títere al que, desafortunadamente, no pudimos ingresar debido a la pandemia de COVID-19.

En la esquina que se opone al museo se encuentra la Parroquia de San Luis Obispo, un monumental edificio colonial de cantera gris que formaba parte de un convento que desapareció con el paso de los años, y para un buen descanso, nada mejor que la sombra de los frondosos árboles y las bancas del Parque Juárez, cuyo centro es rematado por un quiosco de estilo afrancesado que data de 1904. El encanto de la provincia mexicana resumido en apenas una cuadra.

 

Elabora una alfombra huamantleca

Huamantla es reconocido por sus alfombras artísticas creadas con arena y aserrín de colores, actividad que es de gran relevancia en este Pueblo Mágico por su fiesta mayor, “La noche que nadie duerme”, un festejo que se realiza el 14 de agosto, en el marco de la Feria de Huamantla, en el que se venera con artísticas alfombras a la Virgen de la Caridad.

Este arte efímero llegó a la ciudad de Huamantla para quedarse, y es que durante cualquier época del año es posible asistir a talleres en los que te explican a detalle su elaboración, e incluso puedes crear tu propio tapete. En nuestro paso por este municipio de Tlaxcala visitamos Arte Mágico de Huamantla, una empresa familiar de la región que se dedica a elaborar tapetes y alfombras, pero que además comparte con los visitantes sus conocimientos para realizarlos.

En Arte Mágico de Huamantla pasamos un rato agradable creando nuestro propio minitapete “desde cero”, al llegar se nos explicó de dónde proviene el aserrín y arenas que usamos, así como la manera en que se tiñen estos materiales.

El taller es interactivo y, prácticamente, para toda la familia, ya que pueden asistir desde niños de 3 años en adelante hasta personas de la tercera edad.

¡Lo que debes saber sobre las alfombras de Huamantla!

  • Los tapetes pueden llevar cualquier diseño
  • Las alfombras son más elaboradas y se realizan con imágenes religiosas
  • Las alfombras de “La noche que nadie duerme” son realizadas con una arenilla teñida en hasta 400 tonos
  • Un tapete de 200 metros es realizado por 10 personas en 8 horas
  • Una sola persona puede elaborar una alfombra en hasta 12 horas.
  • En “La noche que nadie duerme” se realiza una alfombra de 5 km, longitud equivalente a 55 cuadras de Huamantla
  • Un kilo de arenilla puede costar hasta 350 pesos
  • Una alfombra cuesta entre 30 mil y 50 mil pesos

Títeres, tradición y cultura

Además de ser la tierra de las alfombras y los toros, el Pueblo Mágico de Huamantla tiene a los títeres como uno de sus aspectos más representativos y su historia se remonta al año 1830.

En aquel entonces, la familia Rosete Aranda fundó una compañía de títeres que alcanzó tanta popularidad que incluso, en 1858, el presidente Benito Juárez les invitó a presentar su espectáculo en Palacio Nacional.

En honor a los hermanos Rosete Aranda, el 9 de agosto de 1991 abrió sus puertas el Museo Nacional del Títere, único en toda Latinoamérica, en el que se exhibe alrededor de 500 títeres, la mayoría hechos por la famosa familia titiritera.

El museo alberga títeres de diversos tipos como las clásicas marionetas de hilo, los títeres dedo, “guante”, de varilla, entre otros, y varios procedentes de países como Italia, Francia, Indonesia, Alemania y Pakistán.

Actualmente, la maestra Rocío Juárez, cofundadora del Museo Nacional del Títere, conserva y promueve este arte que abrazó desde su niñez gracias a sus tíos, a través de diversos talleres entre los que destaca la elaboración de diversos tipos de marionetas, como la que nos enseñó a hacer con materiales reciclables.

Desde 1983, en este municipio se realiza el Festival Internacional de Títeres, en el que participan agrupaciones locales, nacionales y extranjeras, y que ha dado a Huamantla el título honorario de Capital Mundial del Títere.

Museo Taurino

Otro de los atractivos en Huamantla es el Museo Taurino, que cuenta con una colección de carteles del siglo XX, maquetas de plazas de toros de México, trajes de luces, muletas, capotes y otros elementos del ajuar propio de la fiesta brava, además de un magnífico mural en su entrada.

Durante el recorrido escucharás anécdotas de toros y toreros que han marcado la historia del toreo en el país. Hay una sala dedicada a la Huamantlada, en la que te relatan los orígenes de esa práctica.

Desde las primeras horas de cada 15 de agosto -y desde 1951-, según el relato de los guías, era posible ver a los rancheros transportar en sus vehículos y sobre sus propios hombros vigas y vallas para cerrar las calles de Matamoros, Juárez y Allende, trazando la ruta que seguirían los bureles.

El circuito llegaba hasta la puerta de chiqueros de la plaza de toros “La Taurina”, donde se llevaría a cabo la corrida. Esta especie de Pamplonada iniciaba a las 11:00 horas y durante el recorrido, docenas de maletillas intentaban pegar algunos pases a los toros una vez que sonaba el cohetón que daba paso a su liberación.

Este año, por la pandemia de COVID-19, la Huamantlada -al igual que la Feriase canceló para evitar contagios entre la gente que, año con año, acude por miles a la gran feria en honor de la Virgen de la Caridad.



tus comentarios son muy importantes para nosotros