Jardines de México, oasis de paz y belleza - Ruta al Descubierto
Publicidad

Jardines de México, oasis de paz y belleza

En el estado de Morelos, existe un sitio que parece sacado del paraíso por la cantidad y variedad de flores que lo habitan, ¡visítalo!

Entre los jardines más bellos que pueden apreciarse en el planeta se encuentran los japoneses, los que, desde el inicio de su historia, el hombre ha buscado perfeccionar la naturaleza a través de la combinación armoniosa de elementos que van desde piedras hasta riachuelos y pequeños estanques con los que se juega para representar los paisajes que se ven en la naturaleza.

Los jardines japoneses se dividen, básicamente, en dos tipos: sagrados y de paseo. Los primeros, conocidos también como zen, son concebidos para la contemplación, la cual se practica generalmente desde una plataforma, pero sin internarse en los jardines; en cuanto a los segundos, como su nombre lo indica, son creados para recorrerlos.

Si te encuentras en México, te tenemos una buena noticia: no es necesario viajar hasta Japón para conocer uno de esos bellos jardines, sólo debes trasladarte a Tehuixtla, una localidad perteneciente al municipio de Jojutla en el estado de Morelos, donde se encuentra Jardines de México, un lugar en el que, además del Japonés, también podrás contemplar otro tipo de jardines, diferentes en aspecto pero similares en belleza.

Síntesis del paraíso

A los lados de la autopista México-Acapulco, el paisaje es un tanto seco sin llegar a ser desértico, y el calor es sofocante, pero en el kilómetro 129, a la altura de Tequesquitengo, Jardines de México aparece como un oasis de belleza. Puedes dejar tu auto en el amplio estacionamiento, en el que incluso existen terminales de recarga para vehícuos eléctricos.

Después de adquirir las pulseras de entrada, el atractivo de este sitio se revela desde los primeros pasos que das en él con su verdor y un gigantesco pavo real hecho con plantas y alrededor de 3,500 macetas. De ahí, puedes dirigirte caminando al Jardín Japonés, aunque también existe la posibilidad de trasladarse en vehículos abiertos, en modalidad de colectivo, que circulan con regularidad, aunque este servicio tiene un costo extra.

Procura andar sin prisa, disfruta de cada detalle del Jardín Japonés, de sus áreas verdes, sus rocas, el puente y la pagoda rodeada por los nenúfares del estanque. Si te dedicas a contemplar la belleza de este jardín, saldrás completamente relajado y preparado para disfrutar de los demás jardines, como el Italiano, que está a sólo unos pasos del Japonés y que, con sus fuentes, sus estatuas y su trazado, te trasladarán en el primer vistazo al Renacimiento.

Debido al clima en esta región de Morelos, Jardines de México cuenta con diversos puntos de hidratación, así como nebulizadores para refrescarse. Dentro del Jardín Tropical hay una zona especial: el Orquideario, con distintos tipos de esta bella flor. Más adelante, puedes “perderte” en el Laberinto de los Sentidos, un intrincado sendero con túneles, muros verdes y obras de arte que, lejos de angustiarte, te brindarán un placer estético.

Largos cactus forman una valla para darte la bienvenida en el Jardín de las Cactáceas, después de la cual, un gigantesco órgano (Pachycereus marginatus), rodeado de biznagas, te saluda. En esta parte de Jardines de México puedes apreciar más de 200 especies de cactáceas de diferentes zonas desérticas del país. Después, podrás apreciar en otra zona el Abanico de Flores, donde te deleitará una exquisita combinación de aromas y colores, al igual que en el Jardín Cuatro Primaveras, llamado así porque existen diversas especies de plantas que florean, en diferentes épocas, a lo largo de todo el año y que, en un extenso prado, forman el logotipo del lugar: una Dahlia (Acocoxochitl, en náhuatl), considerada la flor nacional de México.

Si tienes pensado viajar a Morelos, Jardines de México es uno de los puntos de interés que no puedes perderte, y lo disfrutarás más si lo visitas en familia.

Concepto integral de negocios

La actividad de Jardines de México no se limita a recibir visitantes, sino que en realidad se trata de un novedoso concepto integral que cuenta con un foro al aire libre: Spectare, donde se llevan a cabo conciertos y otros espectáculos, muy cerca del Abanico de Flores. También cuenta con el restaurante Dalia, de cocina internacional, con comida a la carta entre semana y bufete los fines de semana, y una Galería de Arte en la que puede disfrutarse de exposiciones permanentes y temporales.

Asimismo, hay un Centro de Negocios donde el entorno armónico y la tecnología son propicios para cerrar los mejores tratos. El salón Bamboo, con capacidad para 500 personas, es ideal para eventos sociales, ¡imagina vivir la boda de tus sueños con vista al lago y con bellas flores alrededor! Expo Chriser, con capacidad para 2 mil personas, es otros de los espacios acondicionados para este fin, así como para eventos empresariales.

Conciencia social y ambiental

Jardines de México proporciona empleo a personas de la zona y facilita a jóvenes tener su primer empleo; por otro lado, cuida de la fauna de la región, entre la que se encuentran conejos, tlacuaches, ardillas, murciélagos, garzas, así como mariposas y abejas.

El agua que se utiliza es filtrada y se respetan los cauces naturales de la región; en el estacionamiento se utilizó Hidrocreto, material que permite el paso del agua de lluvia para recargar el subsuelo, y las plantas que cumplen su ciclo se utilizan para composta.

Existe además un área de entretenimiento para los más pequeños: ConSentidos, donde a través del juego se les sensibiliza sobre la importancia de la naturaleza, y una Escuela de Jardinería en la que los alumnos adquieren conocimientos novedosos en un marco de respeto por el entorno.

Inconmensurable
Los cuadros de belleza que los paisajistas de Jardines de México han concebido en suelo morelense no caben en la mirada, habría que volar para apreciar a plenitud el trabajo, cada detalle y los diferentes matices que conforman los diferentes jardines que, cuando se contemplan en su totalidad, adquieren carácter de verdaderas obras de arte.

Serenidad
La armoniosa combinación de elementos naturales en cada uno de los espacios de Jardines de México brinda al visitantes una sensación de paz que difícilmente se puede encontrar en la actualidad. Colores vibrantes, aroma a naturaleza, arroyuelos, estanques y un lago, es decir, un paisaje de ensueño, y una caminata tranquila, pueden convertirse aquí en la mejor terapia contra el estrés y el trajín de la vida urbana.