PUEBLA
Publicidad

Día de Muertos

Celebraciones del más allá

Por: Giovanna Díaz Camacho

Una de las celebraciones icónicas de todos los mexicanos

Tan antigua como nuestra historia, tan celebrada como la Navidad y tan colorida que no te hará pensar en la muerte como algo triste. Es el festejo de la vida y la muerte, es recordar a nuestros difuntos y celebrar junto a ellos algunos días como si aún caminaran entre nosotros.

La UNESCO, en 2008, nombró a esta festividad Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Historia

Tiene sus orígenes en la época prehispánica. Los días oficiales son el 1 de noviembre, también llamado Día de Todos los Santos, en el que llegan las ánimas de los niños, y el 2 de noviembre, o Día de Muertos, que es cuando llegan las almas de los adultos. Sin embargo, hay quienes lo celebran y se alistan con días de antelación, pues la ofrenda que se coloca para los difuntos requiere de muchos elementos que necesitan preparación previa.

Nuestros antepasados tenían la creencia de que existe una entidad anímica e inmortal (alma) que da conciencia al ser humano y que después de la muerte continúa su camino en el mundo de los muertos, donde sigue necesitando de utensilios, herramientas y alimentos.

Las festividades eran dirigidas por la diosa Mictecacihuatl, también conocida como la "señora de las personas muertas", lo que después se convertiría en la Catrina. Las festividades eran dedicadas a la celebración de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

Ofrendas

Los altares u ofrendas son una representación física de nuestra visión sobre la muerte, llena de simbolismos, alegorías y significados.

En la antigüedad, éstas eran de un solo nivel, en forma de "tapetes" floridos y coloridos. Después de la Conquista, los niveles aumentaron a tres y representan los niveles de la Santísima Trinidad católica-cristiana o el cielo, la tierra y el inframundo. Hoy en día las más comunes son los de dos niveles, que representan la división del cielo y de la tierra. Sin embargo, las que también empatan por su significado son las de los 7 niveles, los cuales representan los estadios que debe atravesar el alma para poder llegar al lugar de su descanso espiritual. Por supuesto, cada escalón es cubierto con manteles, papel picado, y, dependiendo de la región del país, hojas de plátano, palmillas y petates de tule, y cada uno tiene su propio significado.

Tomando en cuenta estos altares de siete niveles, en cada uno se deberá colocar el elemento indicado, siendo el orden el siguiente:

  1. La imagen del santo de devoción de la familia.
  2. Está destinado a las ánimas del purgatorio.
  3. Se coloca la sal. Símbolo de la purificación.
  4. El pan, que se ofrece como alimento consagración.
  5. Las frutas y los platillos preferidos por los difuntos.
  6. Las fotografías de los difuntos a los que se les dedica el altar.
  7. En contacto con la tierra, una cruz formada por flores, semillas o frutas.

En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento. En la actualidad se ha sustituido este símbolo por calaveritas de azúcar, amaranto o chocolate.

¿Dónde celebrarlo?

Todo México se prepara para esta gran celebración. No obstante, existen lugares donde la gente hace fila para festejar ahí el Día de Muertos. Te dejamos aquí los principales:

  1. Pátzcuaro, Michoacán: Un lugar clásico de México, con una de las celebraciones más famosas del país por su espectacularidad. En la noche, entre rezos y cantos, los habitantes de este lugar se trasladan en canoas iluminadas con candelas a los islotes del Lago de Pátzcuaro, para elaborar las monumentales ofrendas que se colocan en sus panteones.
    Comienza el: 28 de octubre.
     
  2. CDMX: Hay muchas formas de celebrar este día en la capital del país, como el Desfile del Día de Muertos o el Catrina Fest. Para vivir el día de manera más tradicional hay que visitar alcaldías como la de Milpa Alta, donde estas importantes fechas son todo un acontecimiento en el que participan todos los habitantes, realizando —sin que sea realmente la intención— una magna exposición de ofrendas en las viviendas.
     
  3. Teotihuacán: Te esperan ofrendas, pan de muerto, catrinas y bailables. Se realiza en este municipio del Estado de México, la Cumbre de Catrinas.
    Dura del 1 al 4 de noviembre.
     
  4. Xochimilco: Durante las festividades alusivas al Día de Muertos, se realiza un espeluznante y divertido recorrido en las trajineras o chalupas, las famosas embarcaciones de este sitio. En sus aguas también se recrea la historia de La Llorona.
    Se realiza del 7 de octubre al 14 de noviembre.
     
  5. Huaquechula, Puebla: Muy cerca del volcán Popocatépetl se encuentra este pueblo indígena que celebra el Día de Muertos y fechas inherentes con espectaculares altares monumentales que resultan un gran atractivo para los visitantes. Estos altares especiales llamados, “Cabo de Año”, se levantan para honrar a personas de la misma comunidad que recientemente se fueron de este mundo.

Y tú, ¿cómo celebras el Día de Muertos?