PUEBLA
Ruta al Aire Libre

La Casa de la Noche - Yohualichan

También conocida como

Por: Raúl R. de la Rosa

La población de Yohualichan, a poco más de 12 kilómetros al noreste de Cuetzalan, alberga en su territorio una zona arqueológica del mismo nombre que tiene una gran importancia histórica, ya que se trata del primer asentamiento totonaco del que se tiene conocimiento.

Las letras multicolores en las que se lee el nombre de Yohualichan, en una de las avenidas principales de la población, indican la llegada al destino. El acceso a los vestigios de la cultura totonaca es un estrecho pasillo bordeado por pequeños puestos donde artesanos y productores de la región expenden sus productos.

Las investigaciones que se han realizado sobre la historia de Yohualichan indican que los totonacas llegaron a la zona a principios del periodo Clásico (200-900 d. C.) y que ésta tuvo un gran desarrollo a partir del año 600 de nuestra era hasta su abandono, durante el periodo Posclásico (900-1500 d. C.).

Después de la taquilla de acceso hay que recorrer otro pasillo, pero éste flanqueado por exuberantes plantas que son un retrato fiel de la flora de la región. Unos cuantos metros después aparece la primera parte de la zona arqueológica: su juego de pelota, de unos 90 metros de largo.

El clima semicálido húmedo de Yohualichan permite tener siempre, entre las estructuras prehispánicas, una alfombra natural de césped de un verde intenso que invita a descalzarse y realizar el recorrido con los pies desnudos.

Un misterio en su nombre

El nombre de Yohualichan se ha interpretado tradicionalmente como “La Casa de la Noche”, pero también se le ha dado el significado de “La Casa del Misterio” o “La Casa de la Muerte”, ya que los pobladores aseguran que en ciertas temporadas se escuchan quejidos, se cree, de espíritus que quedaron atrapados en este lugar.

Después del juego de pelota pueden apreciarse las otras cinco estructuras que conforman la zona arqueológica de Yohualichan, plataformas piramidales en las que pueden apreciarse los nichos característicos de la arquitectura totonaca.

En algunas partes de los edificios prehispánicos se aprecia una deformación provocada por hundimientos en el terreno que no les resta majestuosidad ni interés y, al contrario, permite apreciar el grado de perfección que alcanzaron los totonacas en la construcción de sus estructuras.

Los totonacas de Yohualichan son considerados hasta hoy como una avanzada de los grupos que se establecieron en El Tajín (Veracruz), a partir del siglo VI de nuestra era, donde construyeron majestuosos edificios que convirtieron a ese asentamiento en la capital de su cultura, dejando a Yohualichan como segundo centro ceremonial en importancia.

La más conocida, pero no la única

Yohualichan es sólo una de varias zonas arqueológicas que se encuentran en la región de Cuetzalan, sin embargo, en otras el acceso ha sido restringido por parte de los pobladores de la zona, cansados del saqueo del que su patrimonio cultural e histórico era objeto.

Al salir de la zona arqueológica no olvides comprar un recuerdo con los artesanos que se encuentran en el pasillo de acceso (y también de salida) ya que es su forma de vida. Puedes comprar reproducciones de los edificios de Yoahulichan, prendas bordadas, joyería orgánica, café, artículos en madera, o bien, disfruta de una deliciosa nieve de exóticos sabores como zarzamora o maracuyá, tu paladar te lo agradecerá.

Como cierre de tu paseo podrías dejar que el grupo de niños que te lo pidió a tu llegada, te cante una canción en náhuatl para ponerle música a los recuerdos que, estamos seguros, atesorarás de Yohualichan. ¡Buen viaje!

Entonces… ¿en Yohualichan se habla totonaco?

En el periodo Posclásico, civilizaciones que vivían zonas áridas comenzaron a desplazarse en busca de regiones con mejores oportunidades, provocando en ocasiones enfrentamientos con otras culturas, tal como ocurrió entre mexicas y totonacas.

Alrededor del año 1475 los mexicas llegaron a establecerse en esta zona del hoy estado de Puebla, obligando a los totonacas a abandonar Yohualichan y emigrar hacia El Tajín, y es ésta la razón por la cual la población indígena actual no habla totonaco, sino náhuatl.

Servicios

  • Taquilla
  • Sanitarios

Horario: Lunes a domingo, de 9:00 a 17:00 hrs.
Costo de acceso: 45 pesos