Grutas de Cacahuamilpa, formaciones milenarias
Entrada a las Grutas de Cacahuamilpa
Publicidad

Grutas de Cacahuamilpa, formaciones milenarias

Escenario de películas y actualmente conciertos musicales, las Grutas de Cacahuamilpa son, auténticamente, una maravilla natural

En el norte del estado de Guerrero encontramos una de las maravillas naturales más impresionantes de México: el Parque Nacional Grutas de Cacahuamilpa, un Área Natural Protegida de la Sierra Madre del Sur cuyo principal atractivo es una cueva en la que se aprecia una gran cantidad de estalactitas y estalagmitas que forman un sinfín de figuras fantásticas.

Se cree que las Grutas de Cacahuamilpa son el antiguo cauce del río San Jerónimo, el cual se encuentra ahora a aproximadamente 95 metros por debajo de la cueva tras “caer”, hace aproximadamente 85 millones de años, a causa de un terremoto, aunque ello no está plenamente comprobado.

Al entrar en las grutas te encontrarás a una altura de 960 metros sobre el nivel del mar, con una temperatura promedio de 21 a 26 grados Celsius y una humedad de 75%. Las formaciones naturales que puedes ver se han originado por las filtraciones de agua a través de las grietas o ranuras de las rocas que conforman el Cerro de la Corona.

De esta manera, los minerales que arrastra el agua han ido formando banderas, muros de contención, estalactitas y estalagmitas que “crecen” dos centímetros cúbicos cada 20 o 50 años, según la cantidad de minerales que lleven consigo las filtraciones.

Figuras fantásticas

Conforme te adentras en la oscuridad de las grutas, frente a tus ojos ves erguirse las más imponentes formaciones de minerales, algunas semejan animales, como una gallina, un cocodrilo o un perrito; otras se parecen a plantas y algunas más, con un poco de imaginación -como recomiendan los guías del lugar-, a una bruja, un guerrero azteca y hasta Santa Claus.

Rosa de Guadalupe

En un recóndito lugar de las grutas se encuentra una curiosa formación de color blanco que, debido a sus sales cristalizadas, lanza tenues destellos cuando el guía la ilumina con su lámpara. Le han llamado La Rosa de Guadalupe por su silueta de pétalos superpuestos.

Una de las formaciones más impresionantes es la Fuente Monumental, de imponente tamaño y una simetría que hace pensar que fue ensamblada con cada una de sus partes en el lugar preciso. Pero más impresionante aún es contemplarla en temporada de lluvias, cuando el agua escurre por sus paredes como si fuera una auténtica fuente.

Entre las figuras de gran tamaño destacan un “volcán” y una “botella de champaña” -de 37 metros altura por 20 de diámetro- que, alrededor de 1980, fue utilizada como “modelo” en un comercial de una famosa cerveza, por lo que muchas personas también la conocen con el nombre de “Corona”.

El explorador inglés

Las Grutas de Cacahuamilpa son una sola galería dividida en 19 salones, cada uno de ellos nombrado de acuerdo con la naturaleza de las figuras que pueden apreciarse en él.

Entre los espacios de las grutas destaca la sala mortuoria, donde podemos ver un montículo de piedras con una cruz encima. Cuenta la historia que un inglés realizó una expedición en las grutas junto con su perro en busca de un tesoro u objetos valiosos.

Se cree que las lesiones de una caída le impidieron regresar y, entonces, para ayudar a su amo, el perro corría al pueblo y ladraba a la gente para que lo siguieran a la gruta, sin embargo, las personas pensaron que el animal estaba poseído por el diablo, así que lo ignoraban. Años después, gente del pueblo entró a las grutas y encontró al inglés muerto, con el perro a sus pies, y decidieron enterrarlo ahí.

Breve historia de las grutas

Se dice que las Grutas de Cacahuamilpa fueron descubiertas por Manuel Sainz de la Peña en 1827, cuando se ocultó en ellas tras herir a un hombre. Posteriormente comunicó su hallazgo al sacerdote Mucio Valdovinos, fundador de la Academia Mexicana de la Lengua.

Las grutas fueron abiertas al público en 1920, el 23 de abril de 1936 fueron decretadas Parque Nacional por el entonces presidente de la República, Lázaro Cárdenas del Río. En 1967 se iniciaron las obras del corredor y las escaleras que trazan el camino que siguen los visitantes, obras que fueron concluidas tres años más tarde.

La arena que se usó para hacer el camino salió de pozos que se encontraban en la misma caverna y en una de esas oquedades se encontraron hachas y espadas que, se cree, pertenecieron a chontales y tlahuicas. 

Habitantes de las grutas

En el interior de la cueva, de acuerdo con nuestro guía, habitan cinco tipos de animales: murciélagos, tlacuaches, arañas, grillos y cucarachas. Hay tres tipos de suelo: arena, arcilla y limo. Y unas cuantas plantas que nacieron de las semillas que tiran los murciélagos al comer y sobreviven gracias a unas lámparas que les proporcionan luz artificial.

Quedan aproximadamente dos kilómetros más de grutas en dos cuevas, ya explorados pero sin acceso a los visitantes por falta de oxígeno. En una de las cuevas viven miles de murciélagos y en otra hay una estalagmita que obstruyó el paso. Se cree que el sistema de Cacahuamilpa se une con las Grutas de la Estrella, en el Estado de México, pero esto no está comprobado.

Actividades alternas

Además de las grutas, hay otras actividades en este Parque Nacional, como un puente colgante en el que, por su altura de 130 metros y sus 200 metros de longitud, parece que se flota en lugar de caminar; y se regresa al punto de inicio en una tirolesa de 220 metros. Las dos actividades se realizan por 150 pesos, o 200 con entrada a las grutas. Sin duda, una experiencia y emociones dignas de repetirse.

Cuando es época de lluvias y si buscas emociones fuertes, puedes hacer rafting; el resto del año y para toda la familia, puedes hacer un tranquilo recorrido en balsa. En la parte baja de las grutas se unen los dos ríos que pasan debajo de ellas, el San Jerónimo (de 8 km) y el Chontacuatlán (de 12 km), que dan origen en ese punto al río Amacuzac, afluente del Balsas.

Para terminar el día y con el calor que se siente en esta zona de Guerrero, en el estacionamiento de acceso a las grutas puedes comprarte agua de coco sola, o con ginebra o vodka; un sorbete con sabores de la región como maracuyá, o si tienes hambre, comer en cualquiera de los pequeños restaurantes que hay en el sitio.

De película

Las Grutas de Cacahuamilpa fueron escenario de las películas mexicanas Macario, protagonizada por Ignacio López Tarso, y La Caperucita Roja, en la que participaron la niña María Gracia, Manuel “El Loco” Valdés y Luis Manuel Pelayo. Ambos filmes fueron estrenados en 1960.

Salones de las grutas

  1. Del pórtico
  2. De los borregos
  3. Del beso o de los enamorados
  4. De la aurora
  5. De la trompa de elefante
  6. Del negrito
  7. De las cortinas
  8. De los tronos
  9. De los querubines
  10. De los panteones
  11. Plaza de armas
  12. Del pedregal del muerto
  13. Puerto del aire
  14. De Dante
  15. De la mujer dormida
  16. De los cirios
  17. De la pila bautismal
  18. De las palmeras
  19. De la gloria y el infierno

TIPS del Viajero