Publicidad

Festival Internacional del Globo Aerostático 2018

Cielo de colores

Por: Giovanna Diáz

Desde tiempos remotos, el hombre ha soñado con explorar y aprender sobre todo lo que lo rodea, particularmente del firmamento, y volar. Hoy en día el sueño de nuestros antepasados se ha vuelto realidad. En la actualidad hemos logrado alcanzar y conquistar las nubes. Hace 235 años se elevó el primer globo en el mundo y gracias a esta invención, podemos disfrutar en nuestro país de uno de los tres festivales de globos aerostáticos más importantes del mundo.

Son las cinco de la mañana y un viento glacial sopla sobre la ciudad de León, en Guanajuato. Organizadores, espectadores y medios de comunicación comienzan a asomarse en el Parque Metropolitano. Los globos se encuentran dispuestos para ser hinchados en el pasto y las aves, recién despiertas, despliegan sus alas y, cantando, describen sincronizadas piruetas en el cielo. Todo se encuentra listo para que arranque uno de los festivales de globos aerostáticos más espectaculares en todo el planeta. Un evento al que, año con año, asisten miles de personas atraídas por la diversidad de colores y figuras que empapan el firmamento leonés. Pilotos de diversos países vienen a México a volar y crear una experiencia única para todos los asistentes.

Alrededor de las 6:30 horas, mientras el sol comienza a separarse del horizonte, más personas se unen a la espera del gran espectáculo. El frío se disipa y ya hinchados, los más de 200 globos que participan en el festival despegan uno por uno con dirección a las nubes. Ya desde las siete de la mañana comienzan los conciertos, talleres y cursos que a lo largo del día se estarán presentando. También abre sus puertas el área especial de “stands”, tiendas oficiales para tus recuerdos, comida rápida y los famosos “food trucks”. Voltea, suspira y disfruta del paisaje lleno de colores. Este es uno de aquellos momentos que se quedarán en tu memoria para toda la vida.

Ya cuando el sol ha regresado a su guarida, a las 19:00 horas, da inicio la Noche Mágica. Los globos son hinchados a nivel del piso, es decir que no se elevan, mientras se van iluminando al ritmo de la música. Es como estar rodeado de muchas lámparas gigantes que te abrazan con la calidez de su luz y fuego, porque a estas horas el frío vuelve a hacerse presente, por lo que te recomendamos siempre ir bien preparado para las bajas temperaturas. Y para cerrar con broche de oro el día, disfruta de los conciertos de talla internacional que envuelven al FIG con su vibrante música y ritmo.

Ven, conoce y vive cuatro días donde podrás deleitar a todos tus sentidos con la majestuosidad de la convergencia de escenarios y sensaciones. Grandes exhibiciones de colores, deliciosa comida y agradable música, en el marco de un festival que, te lo aseguramos, te erizará la piel de la emoción.

¿Cómo se elevan los globos?

Es tema de física que el aire caliente es menos denso que el frío, por lo que tiende a elevarse. El tamaño de la “bolsa” de un globo aerostático contiene la suficiente cantidad de aire caliente para ascender junto con la cesta y sus pasajeros. Para esta elevación, el piloto enciende un quemador de gas que realiza este proceso de calentar el aire, lo que provoca que el globo suba. Y para el descenso sólo hay que liberar ese aire. Para ello, el piloto tira de una cuerda que abre una especie de ventila en la parte superior del globo, dejando así escapar poco a poco el aire caliente.

Participantes y algunos datos del FIG2018

Partes de un globo aerostático

Oración de globo aerostático

“El viento te ha recibido con gentileza,
el sol te ha bendecido con sus cálidas manos,
has volado tan alto y tan bien,
que Dios se ha unido a tu sonrisa
y te ha posado suavemente de nuevo,
al divino regazo de la Madre Tierra.”