PUEBLA
Check In

Un lugar para consentirse

Aguas termales de Chignahuapan

Por: Dalia Patiño González

 

A post shared by México Ruta Mágica (@mxrutamagica) on

En su nombre lleva la consigna de lo que representa y atrae. Enclavado en la Sierra Norte de Puebla, Chignahuapan es un municipio rodeado por un valle donde cuerpos de agua reposan y reflejan su historia, pero también dan vida a este pueblo mágico. Su nombre proviene del náhuatl y significa “los nueve ojos de agua”.

El valle que hoy ocupa Chignahuapan fue fundado hace más de mil 300 años y sus costumbres y cultura han girado en torno a su laguna, su cascada y sus aguas termales. Hace casi noventa años los chignahuapenses se aventuraron a probar un pequeño río, el vapor que emanaba de sus aguas sulfurosas de más de 50⁰ C se mezclaba con la niebla de las montañas que lo rodeaban; ahí encontraron consuelo para muchos de sus males.

Relajate en aguas de entre 40º y 28º C en presencia de la niebla de las montañas

La fama de este lugar poco a poco atrajo a extraños que aún siguen acudiendo a estas cálidas aguas enriquecidas con propiedades minerales, no sólo para disfrutar sino para relajarse y encontrar en sus componentes naturales una forma de curar su cuerpo y su espíritu, y como no hay tradición sin goce, este Pueblo Mágico sigue ofreciendo este atractivo que con los años se ha renovado para convertirse en un centro de recreación familiar con restaurante, hospedaje, temazcal, spa, zona VIP, fosas privadas y, por supuesto, las albercas techadas o abiertas con aguas termales de temperaturas variadas que van de los 40 a los 28 grados Celsius.

Cuando el visitante llega, el olor a azufre inunda el ambiente. Este elemento se mezcla con otras sales minerales como el hierro, calcio, sodio y magnesio, juntos hacen una poción mística, regalo de la diosa Chalchiuhtlicue, esposa del gran Tláloc, y los cuerpos antes abatidos por el cansancio, enfermedades y malestares una vez que se sumergen, se reconfortan y purifican. El cuerpo descansa, la piel se torna suave, libre de impurezas y toxinas, exfoliada, la sangre circula con más fuerza, eso es un regalo divino que nadie desprecia.

 

 

El origen del milagro

¿Pero de dónde provienen estas aguas sulfurosas que tanto bien hacen a quienes las prueban? El mismo Hipócrates aseguró que “el médico cura, pero sólo la naturaleza sana”. Las aguas termales se originan, como muchas otras, a partir de regiones volcánicas.

El médico cura, pero sólo la naturaleza sana” - Hipócrates

Para los cronistas y tiemperos, figuras claves que tienen el “don” de platicar con el espíritu de los volcanes para mediar a favor de los ciclos agrícolas, el agua que proviene de las entrañas de los volcanes y las montañas es sagrada. El agua que nos regalan es como la sangre en sus venas, por eso no es un líquido común o simple, es sagrado.

Las aguas termales de Chignahupan por ejemplo, se forman por filtraciones de agua que son absorbidas por rocas porosas que se encuentran en las capas subterráneas de la tierra, que entre más profundas son, mayor temperatura y riqueza de minerales tienen. Para que el agua salga a la superficie, generalmente a 50⁰ C o incluso más, el líquido más frío que se va filtrando nuevamente por la lluvia o por el deshielo de las montañas o volcanes vuelve a llenar la roca porosa e impulsa al líquido ya caliente hacia arriba, hasta salir por una fisura que alimenta al pozo termal, el vapor y su característico olor son prueba de este milagro, aprovechado por el hombre.

Chignahuapan y sus aguas curativas

Leticia Arroyo Rivera, jefa de división de habitaciones de las Aguas Termales de Chignahuapan, en entrevista para México Ruta Mágica, reconoce el regalo que la naturaleza les ha dado y que ahora ofrecen a los visitantes con una atención mejorada.

Su invitación es abierta para todos aquellos que quieran conjugar una experiencia simbólica, divertida, pero también ritual a través de las aguas termales. Ya sea en un ambiente abierto o privado, este balneario oferta opciones para todos los gustos.

“Gracias a un manantial donde se registran temperaturas de 50 grados el agua se traslada de ahí a las albercas, donde son reguladas, alcanzando de 38 a 40 grados, temperaturas para los diferentes gustos. Además ofrecemos servicio de hospedaje con la característica de que todas las habitaciones tienen tina de agua termal”, señala Leticia Arroyo.

Entre otras amenidades de este balneario, destaca el servicio de restaurante, donde se puede degustar platillos de la gastronomía poblana y mexicana.

En el balneario general se pueden encontrar albercas techadas y al aire libre con un horario de atención de 7:30 a 18:00 horas. También se ofrece un servicio de alquiler de alberca privada por hora hasta para 4 personas, con un tamaño de 2 por 4 metros.

“Contamos también con la zona VIP, con dos albercas con chorreras, una de ellas con hidromasaje y jacuzzi, regaderas con hidromasaje, ambientación musical y servicio de barra”, añade Arroyo Rivera.

Para los que gustan de masajes, el spa es otra opción para relajarse de pies a cabeza, para después aprovechar el servicio de vapor. Y como en este mágico lugar no se puede desdeñar la tradición histórica, se puede complementar la experiencia con un baño de temazcal, ritual azteca que consiste en una limpieza tipo sauna, piedras calientes y hierbas aromáticas que transportarán al visitante a lugares místicos. Por último, hay que visitar un espacio donde se puede pasar tiempo para meditar, relajarse tras un baño casi espiritual y sanar así los males del alma y el cuerpo.

Costos

Entrada al Balneario de Aguas Termales Chignahuapan es de:

Adultos: 115 pesos p/p
Niños: 75 pesos
Alberca privada/Hora: 450 pesos
El balneario se encuentra a 20 minutos del zócalo de Chignahuapan en auto y a 30 minutos en transporte público, con un costo de 8 pesos por persona.