Tonalá, preservación de la tortuga marina - Ruta al Descubierto
Publicidad

Tonalá, preservación de la tortuga marina

Cuatro especies de tortugas marinas han encontrado, desde 1990 y hasta la fecha, una nueva oportunidad de vida en playas chiapanecas

07 Oct 19

Ha llegado al agua, Slugger logró superar a sus hermanos a pesar de haber empezado de último en la línea de arranque. No le tomó ni 10 minutos el poder despertar milenios de su genética que lo encaminaron, y con bastante prisa, al mar. Y es que él o ella -no estamos seguros- es una de las más de 596 mil crías de tortuga marina que son liberadas cada año en las costas de Chiapas.

Específicamente, el o la pequeña Slugger es una tortuga golfina, la especie que se logra preservar con más éxito de las cuatro variantes que son resguardadas en las playas de este bello estado. De manera increíble, este pequeño ejemplar impuso con gallardía la inquebrantable ley del más fuerte y se abrió paso hacia su destino en el mar.

Es en el municipio de Tonalá, en los campamentos tortugueros de Puerto Arista y Boca del Cielo, donde biólogos, rescatistas y voluntarios emprenden día con día grandes esfuerzos para lograr que la población de tortugas marinas continúe subsistiendo.

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), las tortugas marinas son vitales en el balance de los ecosistemas acuáticos ya que contribuyen manteniendo los lechos de pastos marinos y arrecifes coralinos en estado saludable.

El biólogo Cristóbal Maldonado, quien es integrante del campamento de Puerto Arista, dijo a México Ruta Mágica que las labores de conservación y liberación de tortugas comenzaron en estos lugares desde 1990 y en vísperas de 30 años de trabajo, las cifras exhiben el crecimiento exponencial que ha tenido dicha labor, ya que anualmente logran proteger más de 7 mil 500 nidos de tortugas.

El logro de Slugger -la pequeña tortuga golfina- es importante, tanto como los de los ejemplares de las otras tres especies protegidas aquí: la prieta, la carey y la laúd, esta última es la que se encuentra en mayor peligro.

Labor interminable

El trabajo de un rescatista requiere de todo el día y el principal enemigo de los campamentos de conservación y liberación de tortugas son los traficantes de estas especies, pues recolectan los huevos en las playas y los venden, pero también existen los que, en un mayor nivel de mezquindad, capturan a las tortugas para venderlas también o, peor aún, matarlas y lucrar con sus caparazones.

En Puerto Arista y Boca del Cielo, los trabajadores narran que su jornada inicia lo más temprano posible, no pasa de las 9 de la noche cuando ellos ya están montados en su cuatrimoto, realizando la inspección de la zona y marcando los sitios en los que las tortugas han desovado unas horas antes.

Después de detectar los sitios en los que se encuentran los nidos, se procede a recolectar los huevos, etiquetarlos y clasificarlos; posteriormente son llevados a las incubadoras de los campamentos, donde son resguardados hasta por 60 días (dependiendo de la especie), pues después de ese tiempo eclosionan y las tortugas deben ser liberadas en el mar.

Aunque apenas el 10 por ciento de los huevos de tortuga logra generar crías que sobreviven, el proceso natural de reproducción de estos animales marinos es sabio, pues pueden poner varios nidos al año y en ocasiones logran hasta 150 huevos por nido.

Aunque apenas el 10 por ciento de los huevos de tortuga logra generar crías que sobreviven

El biólogo Cristóbal Maldonado nos explicó que de lograrse una supervivencia del 100 por ciento de las crías de tortuga, el problema sería una sobrepoblación de la especie, por lo que el proceso de selección es exactamente el necesario para mantener el equilibrio, ya que de lo contrario no tendrían con qué alimentarse.

Además de los campamentos de Tonalá, en Chiapas se cuenta con otros dos centros de resguardo, el de Costa Azul, en el municipio de Pijijiapan, y Barra Zacapulco, en Acapetahua. Con estos campamentos ubicados a lo largo de la costa chiapaneca, se protege aproximadamente el 60 por ciento de las playas de este estado.

La temporada en la que las tortugas desovan inicia en agosto y puede extenderse hasta febrero del año siguiente.

Resultados de la temporada 2018

  • 7 MIL 852 nidos protegidos
  • 713 MIL 393 huevos incubados
  • 596 MIL 996 crías liberadas

¿Qué hacer si encuentras un nido de tortuga?

  • NO lo toques si te aplicaste bloqueador, bronceador o cualquier químico en la piel
  • NO te lleves los especímenes, porque su supervivencia sin un especialista es nula
  • NO manipules los huevos de tortuga, ya que son muy delicados
  • SI te es posible, protege el espacio de depredadores (perros, mapaches u otros animales)
  • Reporta telefónicamente el hallazgo a las autoridades locales
  • No consumir desechables (unicel o bolsas de plástico) ayuda a que los mares se mantengan limpios y también coadyuva en la conservación de las tortugas marinas, que suelen quedar atrapadas en los desechos no biodegradables.