Ciudad de Puebla, pasos entre la historia - Ruta al Descubierto
Publicidad

Ciudad de Puebla, pasos entre la historia

Aquí, la tradición y la modernidad abren los brazos a los visitantes, lo mismo les cuentan de sus tradiciones que les consienten con innovadores sitios

11 Dic 19

Puebla es una de las 10 ciudades que cuentan con la denominación de Patrimonio de la Humanidad en México. De esta emblemática urbe, se reconocen ampliamente su historia, gastronomía, artesanías y arquitectura, y de cara a las vacaciones decembrinas, así como al aniversario número 32 de ese nombramiento (11 de diciembre de 1987), se alza como una opción para el viajero, que podrá consentir desde su paladar hasta su intelecto.

Y es que la Puebla de los Ángeles -oficialmente Puebla de Zaragoza- se ha consolidado en los últimos años como uno de los destinos mexicanos no de playa predilectos del turista, esto gracias a la gran oferta de actividades culturales y recreativas que son parte del día a día de sus habitantes.

Grandes conciertos, exposiciones artísticas de renombre, jornadas de shopping y atracciones innovadoras son la oferta de la Puebla contemporánea, pero que continúa atrayendo a miles de foráneos por su gran joya: el Centro Histórico, un espacio que abarca apenas 7 kilómetros cuadrados de esta ciudad pero que es la gran estrella de su promoción turística.

La Catedral siempre se impone como el sitio imperdible, el lugar in para el turista nacional y para el extranjero; específicamente del primer cuadro de la ciudad, el Zócalo, la Biblioteca Palafoxiana, el Museo Amparo y la Capilla del Rosario son imprescindibles en las vacaciones de cualquier viajero, pero dentro del Centro Histórico se encuentran otros puntos de gran importancia histórica y patrimonial.

En adición, ese espacio que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el 11 de diciembre de 1987, cuenta en la actualidad con una variedad comercial que complacerá los gustos y necesidades de todos los visitantes. En su próxima visita a esta ciudad, no espere únicamente artesanías y comida local, ya que hoy la parte “antigua” convive armónicamente con la modernidad.

Para enamorarse de Puebla 

Deleites a la vista en la ciudad de Puebla y con “menor fama” son el Teatro Principal, el Teatro de la Ciudad, la Casa de los Muñecos (hoy también museo), la Casa del Deán y el Museo Bello, su valor patrimonial únicamente puede compararse con su trascendencia histórica.

El Teatro Principal, el más antiguo de América, fue alguna vez un corral de comedias. Ha estado en funciones desde 1761 y su impecable aspecto, que conserva el esplendor del virreinato, se debe a las constantes remodelaciones a las que ha sido sometido. Tardó casi dos décadas en ser construido.

De cara al Zócalo, el Teatro de la Ciudad es una joya oculta en el Portal Hidalgo, su construcción inició en 1862 y seis años después fue inaugurado, desde entonces es escenario de todo tipo de presentaciones y eventos, los pequeños pero abarrocados balcones, son un verdadero escape en el tiempo y no importa si se ve una obra de teatro o se está en una premiación, la sensación de estar en otra época es ineludible. De 1972 a 1993 fue el Cine Guerrero, uno de los más representativos de la ciudad en su época.

Las “otras” iglesias de Puebla

De esta ciudad y su urbe vecina, Cholula, se dice que hay una iglesia en cada esquina, pese al dicho, la Catedral y la Capilla del Rosario son los templos religiosos más “famosos”, pero en los siete kilómetros cuadrados que integran al Centro Histórico, decenas de iglesias, capillas y conventos, esperan al visitante.

La Iglesia de Nuestra Señora del Carmen es un hermoso complejo conventual que además de ser imponente por fuera, en su interior contiene obras pictóricas de Cristóbal de Villalpando, de quien es más “conocido” el legado artístico que tiene en la misma Catedral. Los retablos y esculturas que resguarda en su interior son un gran atractivo para el turista amante del arte.

El Templo Conventual de San Francisco liga al turista con la historia de Puebla, pues fue el primer espacio de su tipo que se instaló en el marco de la fundación de esta ciudad.

Ciudad de los ángeles

Según una leyenda, en sus sueños, Fray Toribio de Benavente fue llamado por los ángeles, quienes le explicaron cómo podría trazar la ciudad perfecta. Con casi 400 manzanas, el Centro Histórico de esta urbe, fundada el 16 de abril de 1531, fue construido de manera simétrica, podría decirse que perfecta, por ello se dice que “fue trazada por los ángeles”.